Reflexología: Masaje de las zonas reflejas del pie.

La reflexología podal está considerada dentro de las terapias alternativas y aunque tiene unas raíces milenarias procedentes de la medicina tradicional china, en la actualidad cada vez es más utilizada por profesionales de medicina alternativa que trabajan sobre los meridianos energéticos, o incluso de la medicina convencional, como en el caso de los fisioterapeutas.

A nivel físico, nuestros pies contienen terminaciones nerviosas que los conectan con distintas partes internas del cuerpo, pero en un sentido más espiritual o metafórico, son los responsables de proporcionarnos estabilidad, nos conducen por la vida y soportan nuestro peso diario, por lo que ofrecerles a ellos algo de mimo y cuidado nunca está de más. En cualquier caso, creamos o no creamos en los meridianos energéticos, recibir un masaje en los pies de reflexología podal proporciona quietud, tranquilidad, bienestar y una sensación muy placentera que a nadie sienta mal. Revisemos, no obstante, los principios de esta agradable práctica cuyos beneficios en la salud son resaltados por numerosos profesionales y por cada vez más pacientes.

Dos puntos de vista sobre la reflexología podal

El punto de vista tradicional

La reflexología podal procede de antiguas técnicas chinas que relacionan distintas partes externas del cuerpo con las partes internas. De hecho, existen  numerosas referencias escritas de distintas civilizaciones antiguas que han utilizado prácticas similares para sanar el cuerpo utilizando  la presión digital en distintas zonas externas del cuerpo como las manos, los pies, la nariz, etc, para conseguir efectos reflejos. Según la medicina tradicional china, nuestro cuerpo está recorrido por canales energéticos llamados meridianos que, a través de técnicas como la acupuntura o la digitopuntura, se pueden equilibrar para restablecer la salud.

El punto de vista alopático

Aunque la reflexología no está considerada como una ciencia por parte de la comunidad científica, lo cierto es que existen muchos profesionales de la salud convencionales interesados en esta práctica, sobre todo dentro del área de la fisioterapia. En realidad, también existe una explicación menos “oriental” al respecto y más “racional” para explicar por qué el hecho de dar
un masaje en los pies influye en el estado de otras partes del cuerpo, y esta explicación se llama “terminaciones nerviosas”. Los nervios raquídeos, que parten de la columna vertebral, se dividen en ramificaciones que terminan en distintas partes del cuerpo, uniendo de esta forma vísceras, estructuras y segmentos de la piel en un mismo nervio raquídeo. Por eso cualquier masaje, no solo en los pies, puede afectar a distintas partes del cuerpo aunque no sean manipuladas directamente.

La reflexología podal que conocemos hoy

La reflexología occidental que conocemos hoy parte de los trabajos de investigación del médico estadounidense William Fitzgerald que, cuando trabajaba en el Hospital Saint Francis de Connecticut, empezó a trabajar bajo los principios de la acupuntura tradicional china y los meridianos. Realizó estudios e investigaciones junto con la fisioterapeuta Eunice Ingham, detallando dibujos y diagramas que más tarde esta mujer enamorada de los procedimientos de sanación orientales, plasmó en numerosas publicaciones, y documentó a través de la experiencia positiva que esta práctica ejercía sobre sus pacientes al experimentar una reducción considerable del dolor y una mejora general de la salud.

Beneficios de la reflexología podal

Según los terapeutas que trabajan la reflexología podal, y según los diagramas y trabajos realizados por la americana Eunice Ingham, la reflexología podal está indicada para:

Indicaciones de la reflexología podal

La reflexología podal están indicada en todo tipo de personas y sin duda se trata de una terapia suave, beneficiosa y muy agradable que favorece el estado general de la salud en:

Contraindicaciones de la reflexología podal


Aunque la reflexología podal es una técnica muy suave y delicada, es importante tener en cuenta que no está indicada en los siguientes casos:

Durante el curso de enfermedades infecciosas, sobre todo con fiebre y espasmos.

¿Cómo es una consulta de reflexología podal?

En una consulta de reflexología podal, el terapeuta efectúa un reconocimiento general de nuestro estado a través de la palpación y manipulación de los pies, teniendo en cuenta su textura, su maleabilidad, su olor, su aspecto, deformidades, callosidades, etc. Bajo los principios de la reflexología, todos estos datos le proporcionarán una información muy valiosa a la hora de valorar nuestro estado de salud y el equilibrio interno de nuestro organismo.
Puesto que uno de los puntos fuertes de esta terapia es el profundo estado de relajación que se consigue generar en el paciente, resulta muy beneficioso que el terapeuta tenga acondicionada la sala con una luz tenue y una música relajante.  A los pocos minutos empezarás a sentir como tu cuerpo entero se relaja y entra en un estado de serenidad maravilloso, en el que prácticamente se deja de sentir el peso de las piernas, los brazos, el cuerpo o la propia existencia… es extraordinario!

Algunos efectos de la reflexología podal

Lo habitual es que una sesión de reflexología podal te siente de maravilla y no curses ningún tipo de síntoma extraño. No obstante, algunas veces puede producirse:

En cualquier caso se trata de reacciones inofensivas y sin gravedad que por lo general cesan rápidamente, a partir de la segunda o la tercera sesión.

Mentes abiertas a la reflexología podal

Hoy nos hemos enterado que en Buenos Aires existen equipos de terapeutas reflexólogos en plantilla dentro de hospitales clínicos de la capital argentina. Estos equipos trabajan fundamentalmente en las áreas de cardiología, ginecología y oncología, mejorando el estado de salud física y emocional sobre todo en pacientes que han sido sometidos a operaciones o
en proceso de recuperación. Nos alegra profundamente que este tipo de terapias estén integradas en el sistema oficial de manera que proporcionen un servicio de bienestar a los pacientes de manera complementaria a los tratamientos realizados en el hospital.

La opinión de la comunidad científica

La comunidad científica considera la reflexología podal, al igual que la mayoría de terapias alternativas, una pseudociencia, alegando que no existen evidencias científicas de su eficacia.

Sin embargo, la metodología de la evidencia científica requiere unas premisas que muchas veces son incompatibles con los principios de estas medicinas alternativas, de manera que resulta difícil comprobar, por ejemplo, si los efectos son reales o simplemente se trata de un efecto placebo.

Lo que sí existen son numerosas evidencias clínicas, es decir, experiencias de médicos y terapeutas con resultados muy positivos en pacientes con distintos tipos de enfermedades y dolencias

Conclusiones

Recuerda que la reflexología podal no está contraindicada con otros tratamientos, es COMPLEMENTARIAS y que, en cualquier caso, creamos o no creamos en su efecto terapéutico sobre ciertas afecciones, algo que no se puede negar es la extraordinaria capacidad que tiene esta técnica de inducir al relax, al bienestar, a la alegría y a la felicidad. Al menos esa es nuestra experiencia.


Reservá tu turno o dejanos tu consulta